Exposición

Giorgio de Chirico. La pintura metafísica

Du 16 Septiembre au 14 Diciembre 2020
Giorgio de Chirico-Il Ritornante
Giorgio de Chirico
Il Ritornante, 1918
Paris, Centre Pompidou - Musée national d'art moderne - Centre de création industrielle
Achat avec le soutien du fonds du Patrimoine et avec la participation de monsieur Pierre Bergé, 2009. Ancienne collection Yves Saint Laurent et Pierre Bergé
Georges Meguerditchian © Adagp, Paris © Centre Pompidou, MNAM-CCI, Dist. RMN-Grand Palais / Georges Meguerditchian / Georges Meguerditchian / RMN-GP

La exposición Giorgio de Chirico. La pintura metafísica recrea los diferentes viajes y las influencias artísticas y filosóficas que alimentaron al artista Giorgio de Chirico, llevándolo de Múnich a Turín, luego a París, donde descubre las vanguardias pictóricas de su época, y finalmente a Ferrara. En este novedoso enfoque se destacarán los vínculos del pintor, descubierto por Apollinaire y luego apoyado por el marchand Paul Guillaume, con los círculos culturales y literarios de París.
Nacido en Grecia y formado en el crisol de la cultura clásica y el romanticismo alemán tardío, De Chirico desarrolla los cimientos de una nueva concepción artística junto a su hermano menor, Alberto Savinio. Alumno de la Academia de Bellas Artes de Múnich a partir de 1908, descubre las ideas de Nietzsche y Schopenhauer, así como las obras de Böcklin y Klinger. Luego de su paso por Milán y Florencia, es sin embargo en París, en el otoño de 1911, donde establecerá su particular vocabulario estético, en contacto con las revoluciones pictóricas modernistas. Es rápidamente descubierto por algunas personalidades artísticas de su tiempo. Guillaume Apollinaire, Maurice Raynal y André Salmon, pero también André Breton, Paul Éluard y Jean Paulhan están entre los primeros en interesarse y en promocionar su obra.
La exposición también tiene su lugar en el Museo de la Orangerie en torno a la figura de Paul Guillaume, quien fue el primer marchand de Giorgio de Chirico. Al regresar a Italia en 1915, fue enviado con su hermano Savinio a Ferrara por motivos militares, continuando allí su búsqueda pictórica. El período de Ferrara (junio de 1915 a diciembre de 1918) es la oportunidad para que los pintores Carlo Carrà y Giorgio Morandi se pongan en contacto con ambos hermanos, permitiendo así la formación de lo que se llamará más adelante la "escuela metafísica", a la cual está dedicada el final de la exposición.

The exhibition is now over.

See the whole program